Las mentiras de Satanás para que no Sigas a Jesús

Adventista
Spread the love

darleMuchas veces, en nuestra mente, en nuestros sentimientos y en nuestras decisiones, queremos decidirnos por Dios. A pesar de que podemos llevar poco o mucho tiempo, de «seguir a Jesús».

Pero el enemigo, trabaja de una manera tan sutil y tan psicológica en nuestra mente. Colocando pensamientos negativos o de postergación; tales pensamientos como:

1. Hasta que arregles tu vida puedes ir a Jesús.

Es una de las mentiras que más usa Satanás para hacernos sentir que no estamos preparados para ir al encuentro con Jesús. Pero estamos muy lejos de pensar que Jesús no puede arreglar nuestra vida. Es más, ¿Cuándo tendremos lista nuestra vida para recibir a Jesús de manera honesta?. Nunca, el vino por personas como yo y como tú, que tenemos nuestra vida un desorden.

Puede que estés en las drogas, en el alcohol, de mal carácter, ladrón, eres infiel, mal administrador del dinero…. en fin. Piensas arreglar tu vida de alguno de esos problemas para luego ir a Jesús. Intenta lo contrario, ve a Jesús para que Él pueda ayudarte a arreglar tu vida, no será fácil. No por Dios, sino por nuestra falta de fe.

2. Cuando llegue a la vejes le dedico mi vida.

Muchos que ya están en los 65 a los 75, lo han cumplido. Pero al costo de sentir mucha culpa, al entender que ahora que quieren trabajar para Dios no tienen las energías para hacerlo. Y al ver atrás notan que perdieron mucha energía en cosas vánales.

3. Cuando me jubile o pensione.

Muy parecida a la anterior, como diciéndole a Dios, que lo primero en la vida es el trabajo y la estabilidad económica, y en eso hay mucha verdad, en este mundo, para estar bien se debe hacer con un desarrollo o base económica. Pero no debe ser la prioridad número uno. A fin de cuentas Dios es quién nos ayuda y bendice para tener una estabilidad económica.

4. Cuando termine mis estudios.

Ojalá le dedicaras, algo de energía al estudio de la palabra de Dios. En la etapa del estudio académico es para la edad juvenil, una etapa donde más te puedes perder o alejar de Dios. Es mejor que coloques tus estudios en las manos de Dios y entabla una relación con Él estudiando su palabra.

5. Cuando mis hijos terminen sus carreras.

No debes dedicar todas tus energías, sueños a tus hijos. A pesar que son un regalo que tienes y una gran responsabilidad. Así mismo debes entregar tu voluntad, tus sueños en las manos de Dios. En este caso entregar tus hijos en oración y darles consejos para que puedan ser llevados a los pies de Dios.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies