¿Cómo mejorar nuestra aptitud física? Un reto para todos

Adventista
Spread the love

Comenzar un programa pro salud y aptitud física —y mantenerse en él puede convertirse en un gran desafío. Para cumplirlo con éxito uno debe, ante todo, hacer el compromiso de ¡Ponerse en forma!

Querido hermano, oro para que te vaya bien en todos tus asuntos y goces de buena salud, así como prosperas espiritualmente. 3 Juan 2, NVI.

Los seres humanos somos criaturas de hábito, resistentes al cambio. Adoptar un nuevo estilo de vida requiere romper con hábitos arraigados, como también forjar nuevos con los cuales no estamos familiarizados. Muchos fracasan al primer intento, sólo porque basan su decisión en el entusiasmo del momento, no en un compromiso disciplinado.

Cuando se le haga difícil continuar (lo cual ocurrirá) y la efervescencia emocional se desvanezca (lo cual también ocurrirá), la fuerza de su compromiso le ayudará a perseverar.

Decida que será una persona de palabra: su reputación está en juego. Anote su resolución y colóquela en varios lugares donde la pueda ver de continuo. Pida que la fuerza divina lo asista. Recuerde que su cuerpo es templo del Espíritu Santo. A medida que fortalezca su cuerpo físico, el propio Espíritu podrá comunicarse mejor con usted, en forma espiritual. El Señor ha prometido su poder a todos los que se lo pidan. Cuando le parezca imposible o difícil seguir, pida y reconozca la compañía de la Presencia divina. Reclame la promesa de Dios, mencionada en Jeremías 30:17:»…yo te restauraré y sanaré tus heridas” (NVI).

Pida a otros que le ayuden a mantener su palabra. Divulgue su decisión. Cuando se presentan dificultades, es más fácil romper las decisiones que se mantienen en secreto, que las que se hacen en público. Uno no quiere defraudar a los demás.

[Para más reflexiones, clic acá]

¿Qué más se necesita, para mantener nuestra aptitud física?

A continuación mencionamos algunos elementos esenciales:

  1. Tenga un plan definido, pero evite la inflexibilidad.
  2. Propóngase objetivos iniciales moderados; plantearse metas demasiado estrictas o inalcanzables predispone al fracaso, Además, la incidencia de problemas serios de salud puede exigir cambios drásticos en su rutina.
  3. Convierta su plan en parte de su vida diaria.
  4. Propóngase como blanco moderación y equilibrio en su rutina de ejercicios.
  5. Espere que su progreso sea gradual. Si demoró años en perder la forma, demorará algunos meses en recuperarla.
  6. Disfrute del proceso, no tan sólo de los resultados.
  7. No se exija demasiado. Los viejos hábitos tardan en desaparecer.
  8. Controle su progreso regularmente, pero no se obsesione.
  9. Siga la regla del 90%, en vez de la del 100%. Trate de cumplir con siquiera el 90% de su propósito; pues es preferible aflojar un poco el paso, que hundirse del todo en el fracaso.
  10. Reconozca lo que debe reconocer: ¡Dé gracias al Señor por su éxito!

¿Qué cambios en su estilo de vida le gustaría hacer este año, para ayudarse a ser la persona que realmente quiere llegar a ser? ¡Hoy es un gran día para ponerse en marcha!

ELMAR P. SAKALA

Fuente: Cada Día Más Sano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Junio 20 Cómo Vivir De Acuerdo Con La Palabra De Dios

Spread the love“Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos” (Sant. 1:22). EL ser humano, la mayoría de su estudio o aprendizaje lo adquiere, por ejemplo, sobre todo cuando es algo teórico que debe llevarlo a la práctica. Es así como toda persona […]
palabra de Dios recursos adventistas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies